lunes, 13 de septiembre de 2010

Dragonauta - Cruz Invertida (2010)



Bajo un manto de densas capas de negrura y mala vibra, la banda de doom más representativa de Argentina (¡acaso hay alguna otra?) nos taladran el alma con un nuevo y tremendo disco: "Cruz Invertida".
Con nueva formación y espíritu renovado, la ex banda de Federico Wolman (ahora en El Festival de los Viajes) nos descerraja un tiro en la sien, un disparo que viene hacia nosotros, lenta pero inevitablemente, derecho a volarnos la cabeza. Apartados del sonido heavy de "Cabra Macabra", "Cruz Invertida" se mete de lleno en un sonido pesado y low tempo, 100% stoner doom, con matices psicodélicos, con mucho espíritu setentero y estética low-fi. La voz del Topo (nuevo cantante) parece sentarle de maravillas a esta nueva etapa del grupo, donde parecieran haber diluído el octanaje diabólico de las letras (que la rasposa y aguda de voz de Wolman vociferaba a los cuatro vientos en los anteriores trabajos) por una voz más orgánica e impersonal, pero que se acopla perfectamente al nuevo sonido de la banda. Musicalmente, el trabajo de las guitarras se lleva el premio: pesadas, machacosas y retorcidas, dibujan estructuras enfermizas y esbozan climas inquietantes cuando la canción así lo requiere,
Pero quizás el gran punto a favor de "Cruz invertida", más allá de todos sus aciertos a nivel producción y de la gran calidad de músicos que detenta, sean las increíbles canciones que lo componen. Desde el tema de apertura "Muerte y destrucción", hasta el final con la oscura y emotiva "El monje", Dragonauta derrocha variedad, gancho; y pesadez, claro. Son canciones como "Black Venom", la extraña y bipolar "Lux de Marte" o la ominosa "Montañas de sangre" las que te dejan pegado y hacen que vuelvas a repasar el disco una y otra vez creando una especie de adicción. Pero ojo, no son hits instantáneos, esto es doom, pesado y negativo, por lo que ese efecto tardará un par de escuchas atentas para hacer efecto.
Quizás me apresure, pero "Cruz Invertida" va derecho como candidato a disco del año nacional y como tal, es de escucha obligatoria para todo seguidor del género o de la música pesada en general. Solo resta advertir que cada escucha de "Cruz invertida" debe ir seguida de su correspondiente exorcismo o, en su defecto, de un buen Padrenuestro. Avisados están.

d o w n l o a d

bonus:

Muerte y destrucción video clip

2 comentarios:

Anónimo dijo...

buena banda y buen sonido
un saludo de darker

Manuel dijo...

el viernes pasado la rompieron.
Creo que la vuelta al doom les hizo muy bien.